De cómo lloré en Central Park

Era mi primera vez en Manhattan por mi cuenta, me sentía como toda una provinciana triunfante por aprender a usar correctamente el metro, por no confundirme entre los cambios a Uptown o a Downtown y en las transferencias, etc. Sin embargo, una vez arribada y después de tomar fotos a Columbia Circle y de haber comprado un mapa del parque el cuál no debí pagar ni un céntimo, me disponía a comer una manzana mientras cómodamente me sentaba en una banca pero mi alegría se disipó en un segundo, cuando al revisar mi bolsa no encontré mi pase mensual del metro (que me había costado 125 dolares).

Lo busqué de arriba a abajo y nunca apareció. Me sentía desolada, era una provinciana sin dinero que no supo cuidar sus cosas y con una soledad inmensa a cuestas en medio de un mar de gente. Se me escapó el llanto como siempre que las cosas se me salen de las manos, sollocé frente a un estadio de baseball, me calmé y pues ya estaba ahí, así que me dispuse a recorrer una parte y estás son las imágenes de mi primera vez en Central Park.



















PD. Al final del día encontré la forma de que me reembolsaran el pase mensual


...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Me lleva tiempo...

Con las maletas retrasadas...

Documental imprescindible... problema latente