Deseé alguna vez que un poeta me amase...


Ahora duelen sus poemas en mi cuerpo‚
algo de mí que en él se reconoce hasta quebrar la imagen
de todo lo que fuí.

Ahora deseo que me amase tanto que dejara de amarme
y sus palabras fuesen nieve
que el sol de junio fundiese entre mis pechos‚
allí donde su aliento insiste en acallar
esta tristeza antigua que siempre me acompaña.


Chantall Maillard. "Semillas para un cuerpo" 1988



...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Viajes atrasados/2 - Nueva York 2016

Con las maletas retrasadas...

Me lleva tiempo...