El exorcismo

Rosario, la hechizera andaluza, llevaba muchos años peleando contra los demonios. El peor de los satanases habia sido su suegro. Ese malvado había muerto acostado en la cama, la noche que exclamó: ¡Me cago en Dios! y el crucifijo de bronce se desprendió de la pared y le partió el cráneo.

Rosario le ofreció a desdiablarnos. Nos tiró a la basura nuestra bella máscara mexicana de Lucifer y desparramó una humareda de ruda, mejorana y laurel bendito. Después clavó en la puerta una herradura con las puntas hacia afuera, colgó algunos ajos y derramó, aquí y allá, puñaditos de sal y montones de fe.


- Al mal tiempo, buena cara, y a las hambres, guitarrazos - dijo.


Y dijo que ahora nos tocaba a nosotros, porque la suerte no ayuda si uno no la ayuda a ayudar.


Eduardo Galeano
El libro de los abrazos


...



Ahora nos toca a nosotros



...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Con las maletas retrasadas...

Me lleva tiempo...

Viajes atrasados/2 - Nueva York 2016